Cuidadores

Higiene

Una correcta higiene de todas las partes del cuerpo es importante para garantizar la comodidad de la persona cuidada y para reducir el riesgo de infecciones.

1. La higiene genital y de toda la zona próxima debe realizarse a diario. En caso de utilizar colector o absorbente, es conveniente realizarla en cada cambio.

2. Es importante tener todos los utensilios necesarios siempre a mano y que la temperatura ambiental sea agradable.

3. Como medida general, limpiaremos siempre de la zona más limpia a la más sucia.

4. Es muy importante lavarse las manos y secárselas antes y después de llevar a cabo la higiene del paciente.

Productos recomendados para la higiene: el aseo perineal masculino y femenino puede llevarse a cabo con agua templada, jabón o gel neutro, esponja o manopla, toalla o secador y toallitas húmedas.

¿Cómo puedo llevar a cabo la higiene de una persona sin problemas de movilidad?

Si la persona no tiene problemas de movilidad, es recomendable que realice una higiene completa mediante una ducha. Para facilitarla, se aconseja: 

  • Instalar asideros en la pared del baño para facilitar la entrada y la salida de la bañera y evitar los desequilibrios y caídas.
  • Colocar antideslizantes en el suelo de la bañera.
  • Colocar una silla de plástico en el interior de la bañera para que la persona cuidada se siente. Así, estará más segura y cómoda

En el caso de que la persona tenga pérdidas de orina, existen diferentes tipos de absorbente de incontinencia en función del estado de la persona (ambulante/encamado) y del nivel de pérdidas

¿Cómo puedo llevar a cabo la higiene de una persona con problemas de movilidad?

Si la persona mayor tiene problemas de movilidad que impiden o dificultan la ducha o el baño, puede realizar la higiene diaria por partes:

  • Cabello: coloca la cabeza justo en el borde superior de la cama con una toalla alrededor del cuello. Con una bolsa de plástico grande o un hule bajo la cabeza, realiza un “canal” que recoja el agua en un recipiente amplio (un cubo, por ejemplo) que estará en el suelo.
  • Cara: lávala con agua y limpia los ojos, desde el lagrimal hacia el exterior.
  • Oídos: no utilices nunca bastoncillos para limpiar los oídos, ya que existe riesgo de lesión e infección. Úsalos sólo en la parte exterior (oreja), aunque siempre es preferible aplicar el dedo meñique envuelto en una toallita húmeda.
  • Manos y pies: lávalos con agua y jabón, especialmente las zonas situadas entre los dedos. Mantener las uñas siempre limpias y cortas.
Cuidadores Higiene


©2015 Procter & Gamble innovando para mejorar la calidad de vida de las personas mayores